Casos y artículos

Leishmania. ¿Vacunamos?

En el siguiente artículo, recopilo datos y estudios científicos, citando las fuentes, con la intención de informar acerca de la vacuna contra la Leishmania, alejándome de este modo de habladurías y opiniones subjetivas con respecto a ella.

UNA ENFERMEDAD QUE AFECTA A ANIMALES Y A PERSONAS

La leishmaniosis ( en medicina veterinaria ) y la leishmaniasis ( en medicina humana ) son enfermedades transmitidas  por la picadura de un pequeño insecto denominado Flebotomo. Los perros son el principal reservorio para esta zoonosis, que causa un serio problema en los animales y tiene un impacto cada vez mayor sobre la salud pública en personas ( Fuente: Guerin PJ, Sundar S et al. The Lancet Infectious Diseases, 2002 ;2, 494-501).

La leishmaniosis canina, una enfermedad grave y de fatales consecuencias se extiende por la cuenca mediterránea, Sudamérica, América Central, parte de Asia y parte de África. Se calcula que, solamente en el sur de Europa hay al menos 2,5 millones de perros infectados.

La leishmaniasis humana es en gran parte zoonótica. Incluye la forma visceral, también conocida como Kala Azar, que afecta a órganos internos y una forma cutánea y mucocutánea. ( Fuente: Moreno J, Alvar J. Trends Parasitol, 2002;18, 399-405 )

Más de 350 millones de personas en 88 países se encuentran en situación de riesgo de leishmaniasis y la tasa de mortalidad de la leishmania visceral, causada por el complejo Leishmania donovani solo es superada entre las enfermedades parasitarias por la malaria. ( Fuente: Desjeux P. Microbiol. Infect. Dis. 2004; 27, 305-318 )

Aunque es el perro el principal reservorio de la enfermedad en Europa, en los últimos años los casos de gatos enfermos de Leishmania están aumentando.

CICLO BIOLÓGICO DE LEISHMANIA

El flebotomo hembra es el único que pica para obtener la sangre. Los machos son vegetarianos. Ingiere la sangre de un hospedador infectado (por ejemplo, el perro). Los siguientes 4 a 25 días, el parásito se desarrolla en el interior del insecto, transformándose en promastigotes en el intestino. Será este promastigote la forma infectante que inoculará el flebotomo al picar al nuevo hospedador (por ejemplo, otro perro o una persona). Una vez el parásito entra en la dermis, un glóbulo blanco macrófago intentará destruirlo mediante un mecanismo de defensa en cascada de metabolitos. Pero la Leishmania posee mecanismos de defensa contra este ataque y no solo no se destruye, sino que continúa creciendo, desarrollándose y multiplicándose para completar su ciclo biológico. Cuando este glóbulo blanco está lleno de amastigotes revienta y libera los parásitos que invadirán a otros macrófagos. Y de ahí, pasa a órganos internos.

La transmisión sin vector ( insecto ) es poco frecuente, aunque no imposible. Se han descrito transmisiones venéreas y placentarias ( Fuente: Rosypal, Troy, GC., Zajac AM. et al. Paras. 2005; 91: 970-972 )

Y lo que podría ser más sorprendente, la transmisión directa entre perros ( Fuente: Duprey ZH., Steurer FJ., Rooney JA et al. Vet Parasitol 2009; 160: 55-59 ).

EXPOSICIÓN A LA ENFERMEDAD

Aunque la mayor parte de perros enfermos desarrollan síntomas clínicos, diferentes en función del órgano afectado, un número considerable de animales permanecerá infectado subclínicamente ( Fuente: Baneth, Koutinas, Solano-Gallego et al. Trop. Med. In. Health 2008; 13: 256-264  y  Solano-Gallego Clin. Microbiol. 2001; 39: 560-563 ) Estos perros infectados pero sin síntomas de enfermedad pueden seguir siendo una fuente de infección ( Fuente: Michalsky, Rocha, da Rocha Lima, et al. Infect Inmun Vet Paras. 2007; 147: 67-76 ) Es por ello que se recomienda chequear a perros sanos en busca de la enfermedad de manera habitual.

INMUNIDAD FRENTE A LA ENFERMEDAD

La orientación de la respuesta inmune del individuo determinará la evolución de la Leishmania. A grandes rasgos, el sistema inmune funciona con dos tipos principales de respuesta:

La respuesta Th I actúa a nivel de la inmunidad celular.

La respuesta Th 2 funciona principalmente a través de la inmunidad humoral, produciendo anticuerpos por parte de linfocitos B y células plasmáticas.

Ambas respuestas producen células de memoria, que estimularán una u otra respuesta en fechas posteriores si el organismo se enfrenta al mismo antígeno.

La resistencia a la leishmaniosis canina se asocia a la inmunidad Th I mediada por citoquinas del mismo tipo en respuesta global mixta Th I/Th 2. La ausencia de respuesta fuerte Th I y predominio de citoquinas Th 2 desarrollará la enfermedad clínica.

PREVENCIÓN ACTUAL DE LA LEISHMANIOSIS CANINA

Hasta ahora, la prevención de la leishmaniosis canina se centraba en métodos de control del vector ( insecto ).  Estos productos, en forma de collares y pipetas pueden proporcionar eficacia razonable en situaciones experimentales ideales. A pesar de ello, ninguno de esos productos puede prevenir totalmente de las picaduras del flebotomo ( Fuente: Alvar J. , Canavate, Molina et al. Canine Leishmaniasis Adv. 2004; 57: 1-88 )

LA VACUNA

El desarrollo de la actual vacuna contra la leishmaniosis canina es el resultado de la colaboración del Institut de Recherche pour le Développement, BioVéto Test y Virbac.

La vacuna consta de varios componentes: Antígenos PSE, Adyuvante Qa 21, un excipiente TMS y 1 ml de suero fisiológico como disolvente.
¿Qué es el PSE?  Es un grupo de proteínas que estimulan mejor la inmunidad mediada por células.

Proporcionan una solución de antígeno con selección de proteínas parasitarias que se utilizan para estimular la respuesta inmune frente a la enfermedad.

Para demostrar la protección de la vacuna, los investigadores lo exponen de dos maneras:

  1. En un desafío experimental para demostrar la duración de la protección.
  2. En un ensayo en estación en el que se exponen los perros a presiones elevadas y continuadas de infección natural a la enfermedad a lo largo de dos años.

En el modelo de desafío experimental demostraron la capacidad excelente de protección que confiere la vacuna un año después de la última vacunación.

Tras dos años de desafío de manera intensiva en condiciones naturales, la vacuna disminuyó cuatro veces la probabilidad del perro de estar infectado.

PERFIL DE SEGURIDAD

Según Tizard IR. Veterinary Immunology 2009; 978: 4160-4989, las reacciones asociadas a cualquier tipo de vacuna que usemos son:

  1. Respuesta alérgica. Se cree que los desencadenantes son las proteínas procedentes de los medios de cultivo como el huevo u otras.
    La vacuna de la leishmania no usa células ni suero en el medio de cultivo. Con ello aseguran que se minimiza el riesgo.
  2. Virulencia residual. Al no utilizar organismos en la elaboración de la vacuna,  aseguran que el riesgo es mínimo.

Reacciones “normales” que se pueden presentar incluyen una leve inflamación local en el punto de inyección, poco probable si se aplica un masaje posterior. También puede observarse fiebre y malestar poco comunes, en individuos susceptibles con cualquier tipo de vacuna como respuesta normal a la vacunación.

Se realizaron estudios donde se someten a animales a situaciones más severas con el fin de demostrar la seguridad de la vacuna.

En el European Registration Dossier study F-136.010000-58062 se somete a varios perros a la vacuna a edades inferiores a las recomendadas y a dosis mayores de las recomendadas. Además de otros controles, se les obtienen muestras de sangre una vez por semana desde una semana antes de la vacunación y hasta el día 77 después. Mediante el mismo, se demuestra la buena tolerancia incluso en esas condiciones. Los únicos hallazgos significativos fueron las inflamaciones locales, leves y transitorias.

Incluso se evalúa la exposición a una sobredosis del producto, obteniéndose los mismos resultados.



Etiquetas: ,

Facebook