Casos y artículos

Cáncer de mama

El cáncer de mama es una patología frecuente en perras y gatas.

Es poco común en machos, pero representa el tumor más prevalente en las hembras. El 35 a 50% de los tumores mamarios caninos y el 90% de los felinos son malignos (Ogilvie,Moore,1995).

Los tumores mamarios se diseminan mediante los vasos linfáticos y sanguíneos hasta los ganglios regionales y pulmones. Otros sitios menos habituales de metástasis son riñones, corazón, hígado, huesos, piel o encéfalo.

En 1995, Ogilvie y Moore demuestran que la probabilidad en perra y gata de desarrollar un cáncer de mama es del 26 %.  Es decir, 1 de cada 4 perras o gatas desarrolla cáncer.

¿Puede evitarse?

Pues aunque parezca increíble, sí. Ellos mismos, ponen de manifiesto que si se esterilizan antes del primer celo, la probabilidad se reduce al  0,05%

Si la esterilización se realiza entre el primer y segundo celo el riesgo aumenta hasta el 8%.

Después del segundo estro, el 26% comentado anteriormente.

En las perras, los tumores benignos por lo usual se clasifican como adenomas, fibroadenomas o mesenquimatosos. La mayoría de los tumores malignos son carcinomas y sarcomas, con mayor incidencia metastásica.

La mayor parte de los tumores mamarios felinos son adenocarcinomas. También vemos carcinomas y sarcomas. En la especie felina, a veces crecen con rapidez y hacen metástasis tempranas.

Es muy importante que el propietario revise en casa todas las mamas de su perra o gata una vez al mes, a partir de los cinco años de edad.

Y en cuanto detecte un pequeño bultito, acudir al Veterinario. En caso de que se sospeche que pueda ser un tumor, habrá que retirarlo mediante cirugía. Y por favor, nada de “esperar a ver si crece”. Esa excusa era habitual hace veinte años. Hoy en día sabemos que cuanto antes eliminemos un tumor, la esperanza de vida del animal será mucho mayor. Contra el cáncer, detección temprana y tratamiento rápido.

Mi experiencia es muy buena con tumores pequeñitos, a veces de pocos milímetros. Pero no tanta con tumores grandes. No se debe esperar.

Centro Veterinario Vet &Vet

Conclusión

Recomiendo la esterilización en perras y gatas antes del primer celo para evitar cualquier cáncer de mama.

Y en el caso de perras y gatas que no estén castradas, palpación minuciosa frecuente a partir de los cinco años de edad para detectar pequeñas masas. El cáncer de mama detectado y eliminado a tiempo, junto con revisiones periódicas de la paciente, puede ser controlado de manera efectiva.

Puede encontrar más información en cirugía y anestesia.



Etiquetas: , ,

Facebook